Me gusta el número 17. Fue el día que nací yo. Ese día, en mi pueblo, hay fuegos artificiales. Vale, vale, no es por mí… se me ocurrió nacer el día principal de las fiestas patronales de San Cibrao (menos mal que no me pusieron de nombre Cipriana…).

Pues eso, que feliz año y blablabla. Y muchos deseos que este año con bonito número nos traiga buenos augurios a todos.

Quería aprovechar este medio para dar gracias al Universo por todas mis amigas, mujeres imprescindibles en mi vida, con las que me río, lloro, aprendo… amigas cercanas, amigas lejanas, alguna que ya se ha ido pero me está cuidando desde donde esté. Amigas de la infancia, de la juventud y de la madurez. Amigas de siempre y amigas reencontradas. Gracias a todas por estar ahí. Os quiero.

 

Anuncios