… y sí, es una excusa. Y grande. Porque no tengo control (ni quiero tenerlo) sobre mis hormonas.

Pero estoy harta. Harta de la irresponsabilidad de mucha gente, de la hipocresía de mucha gente, de la no empatía de mucha gente y del egoísmo acérrimo de mucha gente (y yo me incluyo). Por no decir que me “defeco” en todo eso. Y en el facebook y en el twitter y en el whatsapp.

Sé que me voy a ganar varias broncas (seguramente merecidas), pero ¿dónde está el hablar cara a cara con la gente, decirles lo que hemos entendido mal, lo que hemos explicado mal, lo que no nos gusta, lo que nos hace daño?

Me he planteado no asistir a cenas ridículas donde sólo se habla de tonterías o donde no se puede decir lo que uno piensa por no herir sensibilidades. Si esto es freuto da la edad, bienvenido sea. Si me voy a quedar sola en este mundo, bienvenido sea también. Pero estoy harta.

Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

Anuncios