Heme aquí de nuevo. “Soy la reina de la vaganciaaaa usssstedes lo van a ver lo van a verrrrrr…”

Que conste que tengo razones de todo tipo (técnicas, emocionales, temporales…) para no haber escrito. También que conste que son “puriticas justificaciones”. En fin, allá voy.

En primer lugar quiero recordar con todo mi cariño a mi querida amiga Ubaldina. Dejó un hueco muy grande en la aldea y mucha tristeza en nuestros corazones. Era una buena mujer, buena madre, buena abuela, buena vecina. Te extrañamos.

Y ahora, a lo mundano. Llueve. Diluvia. Soy la reina de los mares. Pero hay setas. Yo no tengo ni pajorera idea, pero me he dedicado a “estudiar” una, la macrolepiota procera. La he cocinado un par de veces, una en tiras con jamón y ajo encima de unos huevos rotos, y otra empanada. Las dos DE-LI-CIO-SAS. Sobre todo la segunda.

Manzanas por doquier, higos, castañas, nueces, calabaza. Volver a entrar en el ciclo natural de la tierra es muy interesante. En los supermercados no hay ciclos naturales, los productos están todo el año en las estanterías. Qué locura…

Época también de hacer vino. Andan las prensas y las cubas alborotadas, los fermentos y el olor de uvas machacadas… vino para todo el año.

Yo me he pasado el verano inmiscuida en un maravilloso proyecto del que no puedo hablar todavía, pero estoy MUY contenta, estoy disfrutando de la experiencia, aprendiendo muchísimas cosas y conociendo a gente muy interesante. Es un proyecto de documental que, en cuanto pueda, lo pondré por aquí, porque TODOS los que leéis esto tenéis que apoyarlo. ¿No? 😀

En otro orden de cosas, la “sister” (que sigue en Londres) necesita estos días de mi ayuda para buscarle casa. Se quiere mudar a una zona más cerca del trabajo y la pobre no da abasto. Está muy contenta, lleva 8 meses en su  nuevo trabajo en el departamento financiero de una empresa hotelera y tanto jefes como compañeros le hacen la vida agradable. Pido un pensamiento de todos para que encuentre lo que busca antes de fin de mes.

Ha pasado también la Pepa Loba este año pasada por agua, como las fiestas patronales del pueblo. Agua y más agua. Verde y más verde, que te quiero verde.

Saludos a Uruguay. La tía Alicia se va apagando poco a poco, estamos muy pendientes cada día, pero con 98 años su tocado corazón va perdiendo fuerza y sólo quiere dormir.

No tengo cámara, no hay fotos. Además soy tan ignorante que las que puse desde que empecé este blog parece ser que “pesan mucho” y si quiero seguir poniéndolas así tal cual, tengo que pagar (que no voy a hacer) o aprender a reducir las que ya puse y reducir las próximas. En fin, Serafín, que con el tiempo y una caña, algo haremos…. por ahora, sólo parole, parole paroleeeeeee.

Besos a todos. Húmedos. Como el tiempo 😉

 

Anuncios