cumplió 97 añitos la semana pasada. Me tiene tan enamorada que todos los días tengo que ir a verla un par de veces para echarme unas risas con su humor mordaz e irónico. Le regalamos una toquilla (que le queda muy bien) y unos calcetines suavecííííííísimos (marca TÓCAME, no te lo pierdas), que de tan suaves en vez de ponérselos en los pies, Alicia decidió que mejor en las manos, de guantes. Sí señor.

IMG_2668De verdad, sólo con mirarla me dan ganas de estrujarla… Le tengo un cariño muy especial. Y aunque ella pide morirse cada día a su “diosiño”, yo doy gracias cada día por el lujo de disfrutar de ella.

 

Anuncios