Acudieron todos, con picos, palas y rodos. Quedaba muy poca luz. Era una lucha contra reloj…

hasta el maño se puso a ello…

Sabían que estaban cerca del hallazgo. Pero había que encontrarlo cuanto antes…

La falta de luz entorpece la labor…

Pero por fin se vieron recompensados. La pala golpeó algo, y allí estaban, LOS HUESOS…

…del último cerdo enterrado por enfermedad… había que hacer hueco para otro. El pobre cerdo de Ubaldina se fue a mejor vida ayer. Hubo que atar al puerco para echarlo al hoyo…

Y colorín, colorado…

… el thriller Atapuerco, ha terminado.

 

 

 

 

 

 

Anuncios