La niebla. Mira que me gusta verla lamiendo los árboles…

Una higuera en Nogueiroa…

Los mellis del foro afanándose en alimentar al caballito de plástico…

Se recogen las patatas. ¡Y son buenísimas!

Y, por supuesto, mis niñas. Ya son mayorcitas. Un poco atolondradas, se pelean mucho y a veces se comportan como niños pequeños: ¡piden colo*! (*ir en brazos). Aquí (Pan)Chita.

Y aquí María Luisa.

Y aquí las dos.

Se juega la partida (a veces se juntan dos timbas, una de brisca y otra de dominó).

También han llegado a la parroquia una pareja que lleva varios años “veraneando” por aquí. A ella la conozco desde hace muchos años, aunque hacía 15 que no la veía. Una inglesa con retranca. Una mezcla interesante. Y a él lo conocí ahora. Un asturiano con más retranca todavía que se camufla perfectamente tanto en el paisaje como en el entorno humano. Un placer (re)encontraros.

Las flores siguen siendo bellas.

Anuncios