Las he bautizado.

Por las mañanas hablamos. Tienen un cotorreo interminable. Estoy aprendiendo el idioma. Me queda poco.

Cuando les abro la puerta, se asean minuciosamente, con posturas imposibles.

Pues eso. Yo os declaro: Andy y Lucy. Amén.

Anuncios