42 años y siguen ahí. Anoche sonó Van van en la sala Capitol de Santiago de Compostela. Para muchos bailadores, la mejor orquesta de salsa cubana.

En mi humilde opinión, falló el sonido -no se oían las voces-, se echó de menos a Mayito (uno no se acostumbra todavía a la ausencia de Pedrito), así como algunas canciones míticas. Pero lo disfrutamos. Son 16 buenísimos músicos y cantantes en escena, alguno todavía miembro fundador, bajo la baqueta del hijo “de él”, Samuel Formell, baterista, director y heredero. Todavía me duelen los pies.

 

Anuncios